domingo, 2 de julio de 2017

#UIMPdivulgaciencia: “la ciencia que no se cuenta, no cuenta” (*)


Algunas conclusiones y comentarios del “primer” encuentro
 Divulgación y cultura científica: diálogo Universidad–Sociedad

DIA 1: “la divulgación de la ciencia es una de las misiones de la Universidad” (Joaquín Sevilla)

Durante los días 26, 27 y 28 de junio 45 alumnos y 19 profesores de más de 25 universidades y diversos organismos oficiales nos juntamos en el Palacio de la Magdalena en Santander en el primer encuentro Divulgación y cultura científica: diálogo Universidad–Sociedad, organizado por la UIMP.

En un marco majestuoso y un sala impactante (el comedor de Gala), comenzamos fuerte, con la magnífica intervención de un príncipe de la ciencia, Pedro Etxenike (Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 1998), que nos transmitió su pasión por la ciencia: la sublime utilidad de la ciencia inútil, la ciencia como la obra colectiva más importante de la humanidad, la ciencia a largo plazo, la ciencia es hermosa, importante y decisiva, para el avance de la ciencia solo hay que estimular la imaginación y creatividad de los científicos, una sociedad científicamente informada es más culta, … Después, Juan Ignacio Pérez (@Uhandrea) explicó el trabajo que desde 2010 viene realizando la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.


La mañana continuó con otras experiencias de cultura científica. Nora González explicó cómo desde el DIPC han apostado por la excelencia en la investigación y la excelencia en la divulgación. Mostró con detalle la actividad Passion for knowledge, uno de los eventos de divulgación científica más potentes de nuestro país, capaz de juntar a varios premios Nobel para hablar de ciencia y divulgación. Gema Revuelta (@grevu) que dirige el máster de comunicación científica más veterano presentó un estudio sobre la formación universitaria en comunicación científica a nivel de grado, muy escasa por cierto. Recalcó que los investigadores necesitan formación especifica en comunicación científica y que la UCC puede actuar como intermediarias entre los investigadores y la sociedad. También hizo mención del Campus Gutenberg, que se celebra cada año en septiembre en la Universidad Pompeu Fabra. Joaquín Sevilla (@Joaquin_Sevilla) explicó que divulgación y docencia son dos modalidades de comunicación, pero en entornos diferentes. Recalcó que una de las funciones de la Universidad es la difusión del conocimiento y la cultura a través de la extensión universitaria. Por eso, la divulgación es parte del trabajo de todo profesor e investigador universitario, aunque no todos los profesores deban dedicarse a ello. La Universidad tiene que divulgar porque es un derecho, por responsabilidad social y por calidad democrática. La mañana finalizó con la intervención de JM Mulet (@jmmulet) que contó estrategias de divulgación científica en la universidad y en concreto cómo organizar una asignatura de comunicación científica para alumnos de máster. Nos animó a todos a darnos un buen baño de humildad: no te engañes, ningún alumno conoce tus libros, tu blog, ni nada de tu actividad como divulgador.


Gracias a Francis Villatoro (@emulenews) que asistió como alumno aventajado, se pudo seguir en directo vía Twitter el encuentro #UIMPdivulgaciencia, que llegó a ser TT en España esa mañana.

Por la tarde, hubo una mesa redonda en la que se habló de por qué divulgar ciencia en y desde las Universidades. Algunas de las ideas que salieron durante las intervenciones fueron: es necesario que más profesores se involucren en la divulgación científica, hay que emplear todos los medios a nuestro alcance para divulgar ciencia y llegar a más gente (TV, radio, redes sociales, YouTube, …) y la importancia de las “emboscadas” científicas. Los recortes en ciencia no preocupan al ciudadano porque no sabe que le afecta, también hay que divulgar las ciencias sociales no solo las experimentales, ¿cuándo comenzar con las actividades de divulgación, desde que eres un joven investigador o cuando ya eres un sénior? (sobre esto hubo un animado debate), ¿divulgar ciencia o comunicación institucional?, debe haber una buena relación funcional entre ambas, la precariedad laboral de las UCC sigue siendo un problema, necesitan más recursos y reconocimiento por parte de algunos rectores o vicerrectores, el papel tan importante de los profesores de primaria y secundaria en la promoción y difusión de la ciencia, etc.

Conclusiones de ¿por qué divulgar ciencia en la Universidad? 
(las ideas son de Joaquín Sevilla):







DIA 2: “de la divulgación también se sale” (Clara Grima)

El segundo día lo dedicamos a conocer otras experiencias sobre divulgación científica de mano de algunos de los mejores. Comenzamos hablando de blogs y redes sociales. José Manuel López Nicolás (@ScientiaJMLN) habló de su experiencia como bloguero. Aunque ser bloguero no está reconocido en la carrera docente investigadora, él ha querido hacerlo de forma profesional para contar a la gente lo que se hace en el laboratorio, tener un blog es un valor añadido para un investigador. Nos mostró varios ejemplos para demostrar que con un blog llegas donde nunca hubieras llegado solo con tus papers. Como no podía ser de otra manera, demostró su creatividad al hablar de sus anillos de ciclodextrinas y recomendó que el investigador divulgador no debería soltar amarras del laboratorio y siempre poner pasión en todo lo que haga. Luego un servidor conté la importancia de que tu vida académica e investigadora también esté en redes sociales. Hablé de mi experiencia con los cursos masivos online en abierto vía Twitter (#microMOOC), las distintas ediciones #microMOOSEM y #microMOOCSEM2 con la Sociedad Española de Microbiología y la próxima “spin off” #microMOOCCA. Sí, se pueden dar clases de ciencia vía Twitter y se pueden difundir vídeos de ciencia con un móvil, como #microBIOscope, la ciencia de microBIO vía Periscope.


La sensacional Clara Grima (@ClaraGrima) aclaró que la divulgación es un vicio, pero nos animó con la afirmación de que “de la divulgación también se sale”. Defendió los podcast de radio como otra vía muy eficaz para difundir ciencia, porque hay mucha gente que no tiene tiempo para leer. Habló de las actividades de ciencia en su barrio y en su cole, hay que llegar a los centros educativos. A los niños de primaria no les gustan las matemáticas porque no les gustan sus maestros, por eso debemos centrarnos en los maestros de primaria, la clave en la formación científica de todos. No todos pasamos por las manos de un cirujano, pero todos pasamos por las manos del maestro. Por eso los maestros debería ser los mejores profesionales. No se trata de que todos sean científicos, sino de que todos entiendan la transcendencia e importancia de la ciencia. Clara también nos habló de su actividad en la organización del Pi dayLuego José Ramón Alonso (@jralonso3) mostró el valor de un buen libro para contar la ciencia. Él, que escribe para aprender, nos transmitió su pasión por los libros y por la escritura: “escribe hasta que se convierta en algo tan natural como respirar, escribe hasta que no escribir te genere ansiedad”. Explicó desde a dónde va el dinero que pagas cuando compras un libro, hasta su experiencia con distintas editoriales y formas de editar un libro. El futuro es la coedición en América latina, donde esperan más de 450 millones de lectores. Recomendó que si tienes una historia dentro de ti, tiene que salir. Para terminar la mañana, Helena Matute (@HelenaMatute) explicó cómo funciona el pensamiento científico/critico/escéptico: hay que entrenar el pensamiento crítico, para enseñarle a pensar.

“Hay mucho Cantinflas en Twitter” (Francis Villatoro)

La jornada terminó con ocho monólogos de ciencia, donde cada uno dio lo mejor de si mismo, al mejor estilo Naukas.


DIA 3: “la divulgación ha venido para quedarse” (Iciar Astiasarán)

La tercera jornada la dedicamos a hablar de ciencia, universidad y sociedad. Comenzamos hablando de las Unidades de Cultura Científica y de la Innovación en las Universidades. César López, de la FECYT, explicó el origen, evolución y tipos de UCC+i, deben ser estructuras estables, con presupuesto, para comunicar resultados y divulgar el conocimiento científico. Se refirió al Libro blanco de las UCC+i. Sorprendentemente, comentó que todavía hay algún rector o vicerrector que no acaban de entender el papel y necesidad de las UCC+i en las Universidades. Fco Javier Alonso (@javiereando) explicó la actividad de comunicar resultados de investigación de la UCC+i de la Universidad Carlos III de Madrid: en una UCC hay que saber hacer de todo, ser multitarea, tener una buena comunicación con los investigadores es la clave. Mostró algunos ejemplos de cómo consiguen que las noticias de ciencia lleguen a donde no suelen estar, como el Marca, el Hola, o en chino mandarino. Elena Lázaro (@LazaroElena), de la UCC+i de la Universidad de Córdoba, mostró las actividades de divulgación que hacen: “somos gente seria que hacemos cosas raras, divulgar y comunicar ciencia”, “embocadas científicas” de una catedrática entre los clientes del mercado, divulgar ciencia en un campo de futbol, en la cárcel, haciendo grafitis, o en la mezquita. Es fundamental combinar la ciencia a pie de calle con la compañía de la “oficialidad” y la política local. Y para que se animen otros profesores e investigadores, no hay nada como que participe el vecino y salga en la web. Incluso los abuelos, o los profesores eméritos pueden ser unos excelentes embajadores de la ciencia. Terminó con un consejo: “no compitas, comparte y verás como so-sobra”.


Gonzalo Remiro (@emitiendo) presentó un resumen de la última Encuesta de Percepción Social de la Ciencia de la FECYT. Avanzamos hacia una sociedad más crítica, con mayor interés por la ciencia, pero no significa mayor apoyo. ¡Ojo!: los jóvenes son los que menos consideran atractiva la carrera científica. Los ciudadanos saben que la ciencia está mal financiada, pero su prioridad es el mantenimiento del sistema de bienestar. Digna Couso (@DignaCouso) mostró cómo evaluar el impacto de las acciones de divulgación y cultura científica: evaluar para mejorar y replantear los objetivos. Recordó que la divulgación es ya un requisito para la solicitud de financiación de muchos proyectos de investigación, y aconsejó que hay que diferenciar entre la misión final de una convocatoria de los objetivos específicos, alcanzables, concretos y evaluables de una propuesta concreta. Dime qué evalúas y te diré quién y cómo eres. El propio ejercicio de evaluar, no la evaluación en sí, es lo importante. Miguel Ángel Quintanilla (@maquintaCTS), el primer impulsor de las UCC en España, recordó que el 80% de los científicos de la historia ¡¡están vivos!! La ciencia como parte de la cultura. Denunció que hoy en día hay universidades que no tienen acceso a la información científica que ellas mismas producen porque es muy cara. El futuro está en una nueva visión europea de la ciencia y la divulgación: open innovation, open science, open world. Terminó con algunos datos muy interesantes de la tesis doctoral de Ana Victoria Pérez.

En la mesa redonda final se recordó que la divulgación ha venido para quedarse. La “nueva” formula es I+D+i+d: investigación, desarrollo, innovación … y divulgación. Las UCC se crearon el 2007 con la celebración del Año de la Ciencia,  diez años después seguimos hablando de cómo valorar la actividad de divulgación y difusión de la ciencia en la carrera docente e investigadora. Se va avanzando, pero muy lentamente. Las instituciones deben apoyar y reconocer las actividad de difusión social de la ciencia promovidas y realizadas desde la universidad. Deber haber incentivos para quién las realiza, pero no deben desviar la principal actividad de los jóvenes que es la investigación.



En la clausura del encuentro nos acompañó César Nombela (@cncano), Rector de la UIMP,  y José Ignacio Fernández Vera, Director General de la FECYT, quedó claro que a este primer encuentro deberá seguirle un segundo. En ello estamos. ¡Gracias a todos por hacerlo posible!

En resumen, durante este encuentro se han mostrado distintas experiencia exitosas de divulgación y cultura científica en las universidades, y se han analizado las necesidades que la propia sociedad tiene respecto a la cultura científica. Se ha discutido sobre el valor de divulgar ciencia y sobre el reconocimiento que la propia institución universitaria y la sociedad en general concede a estas actividades. Una de las conclusiones es la necesidad de que las universidades, centros de investigación y autoridades competentes establezcan criterios concretos para valorar y acreditar los trabajos y actividades de divulgación de la ciencia como mérito profesional en las convocatorias propias de contratación y promoción de personal docente e investigador.

AQUÍ puedes seguir la historia de los mejores tuits de #UIMPdivulgaciencia que ha seleccionado Joaquín Sevilla.

Divulgación y cultura científica: diálogo Universidad–Sociedad ha sido organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco UPV/EHU y la FECYT, con la colaboración de la Fundación Lilly.

(*) no logro recordar dónde leí esta frase, me gustó, pero siento no recordar su autor/a. NOTA: la frase original es "La ciencia que cuenta es la que se cuenta" y es de Elena Sanz, según SINC

No hay comentarios:

Publicar un comentario